Efectos del tabaco en la salud

Aproximadamente el 90% de los casos de cáncer de pulmón se relacionan con el tabaco; de hecho, el riesgo de padecer cáncer de pulmón es diez veces mayor para los fumadores que para los no fumadores. El habito de fumar se ha desarrollado considerablemente entre las mujeres, ya que el número de fumadoras ha crecido un 40% en los últimos 30 años. Fumar un cigarrillo predispone a las enfermedades cardíacas, obstruyendo las arterias coronarias y el sistema respiratorio, produciendo ENFICEMA crónico de pulmón.

¿Cómo actúa el cigarrillo?
En los fumadores, al inhalar el humo, todas las sustancias se mezclan y penetran en el organismo, dejando un residuo de Alquitrán que se acumula en las vías respiratorias. En cuanto a las consecuencias que trae el cigarrillo podemos mencionar: dolores de cabeza, dificultad de concentración, cansancio fácil, laringitis, sinusitis, bronquitis aguda, insomnio, ulcera, insuficiencia circulatoria, entre muchas otras ya que la persona fumadora tiene disminuidas sus defensas orgánicas por lo tanto una enfermedad producida por un virus o bacteria en el aparato respiratorio tienen mas posibilidades de complicaciones y el proceso de curación

¿Por qué fuman las personas?
La mayoría de personas prueban su primer cigarrillo en la adolescencia, entre los 12 y 21 años aproximadamente, y generalmente lo hacen por curiosidad, por presión de los amigos o porque consideran que fumar es un elemento clave para la aceptación social. También hay razones psicológicas, la primera razón obedece a una mayor sensación de estimulo y energía, ya que la acción de fumar hace que las personas experimenten una explosión física y emocional cuando están fatigados o aburridos; un cigarrillo y un café proporcionan la recarga de batería después de un par de horas de trabajo.

En los años 60 los científicos comenzaron a discutir los problemas del tabaco. Solo en los Estados Unidos, se estimo que el cigarrillo ocasionó la muerte de 325.000 personas al año por padecer de cáncer, enfermedades del corazón, enfermedades pulmonares y de sistema circulatorio.

La Nicotina
El principal componente químico del tabaco es la Nicotina; sin embargo, hay varios otros alcaloides en menor proporción como la Colidina, que son aún mas tóxicos, al igual de otras sustancias que se encuentran en el humo como la Pirdina, el Monóxido de Carbono, el Alquitrán del tabaco, del cual el componente mas irritante es el llamado Benzonpirono, el Furfurol, la Acroleina, el Ácido Cianhdrico (Plusico) y otros, todos irritantes o tóxicos.

Características:

* La Nicotina es un alcaloide líquido incoloro muy soluble en agua.

* La acción principal sobre el sistema nervioso es de excitar brevemente en el primer momento, luego deprimir y más tarde paralizar los ganglios llamado autónomo o neuro vegetativo.

* Tiene una acción semejante sobre el sistema nervioso central. La nicotina afecta el calibre de los vasos sanguinos en distintas partes del cuerpo.

* La nicotina es una de las substancias mas tóxicas que se conocen. El fumador recordará el efecto que produjo el primer cigarrillo: tos, nauseas, vómitos, mareos, dolor de cabeza, zumbidos en los oídos debilidad, a veces diarrea, etc.

Absorción y Eliminación de la Nicotina
La nicotina se absorbe a través de la mucosa de la boca, la nariz y el tubo digestivo, del pulmón y las vias respiratorias e incluso a través de la piel. La mayor parte de la nicotina es transportada por el hígado, aunque una parte se elimina a través de la orina, esta eliminación es bastante lenta. También se elimina por los pulmones, la saliva y se encuentra en la leche de las fumadoras que dan de mamar.

Efecto del tabaco sobre el organismo
Esta demostrado que el fumador tiene mas posibilidades de contraer enfermedades graves y de ese modo adelantar su muerte; “cada cigarrillo quita al fumador 6 minutos de vida”. La mayor amenaza para el fumador es el cáncer, un crecimiento celular desenfrenado. El benzopireno y otras sustancias que se encuentra en los pulmones se esparcen por todas partes del cuerpo por medio del torrente sanguíneo y del sistema linfático, contribuyendo a la aparición del cáncer. El cáncer de estomago, que puede parecer una ulcera estomacal afecta con doble frecuencia a los fumadores. El cáncer de la parte baja del intestino grueso (el más común de los cánceres interno) también aflige con más frecuencia a los fumadores. Cáncer de estomago es otro que padecen los fumadores, que a menudo se asemeja a la úlcera estomacal. El tabaco acelera el proceso de ambas enfermedades.

Cáncer de Pulmón
Cuando un fumador promedio inhala profundamente una buena bocanada del humo del cigarrillo, introduce alquitrán, nicotina y otras sustancias nocivas en las secciones más remotas de sus pulmones, constituido por innumerables sacos de aire. Con cada inhalación, los pasajes de aire se van cubriendo cada vez más con el pegajoso alquitrán que contiene varios agentes productores de cáncer, comúnmente, los cilios pequeños filamento protoplasmáticos, que tratan de asimilar la materia invasora de los pasajes de aire, pero el alquitrán los paraliza y se abre paso hacia los pulmones. A medida que transcurren los años, los residuos de alquitrán continúan depositándose en los pasajes de aire, las células que están en la superficie comienzan a cambiar y aumentan en número. En poco tiempo aparece el cáncer de pulmón. El cáncer de garganta se produce por el efecto irritante de las sustancias químicas que están en e humo, dejando a sus víctimas sin cuerdas vocales. Después de la cirugía correcta el paciente debe aprender a hablar de nuevo, regurgitando el aire que a tragado, el 80% de los cánceres de las cerdas vocales se presentan en fumadores.

Tabaco y Enfisema
Una de las enfermedades más graves de la actualidad es el enfisema pulmonar. Actualmente afecta a más de un millón de habitantes en los EE.UU. y más de 50.000 mueren cada año por esta enfermedad. El enfisema se presenta cuando las células de la superficie, causa de los productos irritantes exteriores, comienzan a crecer en forma anormal. A medida que el crecimiento continua, se empiezan a bloquear los pequeños conductos de aire que existen en el interior de los pulmones, atrapando en ellos Anhídrido Carbónico. A causa de este bloqueo, el enfermo tiene dificultad para exhalar aire. A medida que su situación empeora, las pequeñas paredes de los sacos de aire se destienden, produciendo sacos de aire mas amplios, semejantes a globos o vesículas. Las paredes de esta vesícula pierden elasticidad, como resultado de las sustancias químicas.

Fumar daña el Cerebro
Una mala alimentación y el habito de fumar contribuye a la acumulación del colesterol. La persona que fuma resulta un blanco perfecto para los ataques cerebrales.

Definición de Tabaco – Aproximación Histórica
No existe acuerdo sobre el origen etimológico del origen de la palabra “tabaco”. Para algunos deriva de tabago, isla donde desembarcaron algunos de los primeros exploradores españoles, aunque otros lo atribuyen al nombre caribeño del tubo o pipa que fumaban los indígenas. Linneo llamó Nicotina al género, en honor a Jean Nicot, que lo introdujo en Francia. La antigüedad de su uso queda demostrado con descubrimientos de pipas y otros receptáculos para tabaco en túmulos arcaicos en territorios de los Estados Unidos, Perú, y México. Cristóbal Colón vio fumar a los índigenas americanos las hojas secas de la planta en caña con forma de pipa. Otros enrollaban las hojas en forma de cigarro y los fumaban en ocasiones solemnes para ratificar un pacto o sellar una amistad con un personaje importante. Francisco Hernández de Toledo llevó la semilla a España en el año 1510. Jean Nicot, embajador francés en la corte de Lisboa, envió una partida de tabaco a Catalina de Medici, que fomentó el cultivo. Por ello se denominó antiguamente hierba del embajador, hierba de la reina y Catalinara naduca. Los navegantes españoles y portugueses llevaron el tabaco desde Europa al resto del mundo. En la época colonial, las primeras plantaciones se establecieron en las islas de San Cristóbal y Guadalupe, con mano de obra negra e indígena. Después de la guerra de independencia estadounidense, el cultivo pasó a Virginia, Maryland y Connecticut. El cultivo sobre tipo distintos de suelo y clima a dado lugar a una gran diversificación de variedades de tabaco. En los países tropicales suele tener un sabor muy fuerte ( Brasil y Cuba). En otras zonas menos calurosas (norte de África y Canarias) es más flojo y aromático.

Consumo
La forma habitual de consumir tabaco es fumar cigarros o cigarrillos, absorbiendo su humo por la boca e introduciéndolo en los pulmones. También se consumen en labores de pipa, hebra, picadura y rapé. Así mismo se usa como insecticida y fumigante. En algunos países se pagan impuestos extraordinarios, y, en la mayoría de ellos, está gravado con aranceles. El tabaco oscuro, curado al aire o al fuego suele contener del 4 al 4,5% de nicotina; el de Maryland tiene un 2%; y el turco, menos del 2%. Los cigarros puros tienen un contenido elevado en compuesto nitrogenados, aunque casi no contienen azúcar o almidones.

Cultivo
El tabaco puede cultivarse en suelo y climas muy diversos. En climas fríos es posible operar en semilleros e invernaderos hasta que su tamaño permita transplantarlo. La siembra se realiza desde mediados de marzo a mediados de abril. El terreno debe estar bien drenado y abonado, evitando los cloruros que perjudican la capacidad combustible de la hoja. Las plantas destinadas a cigarro se disponen en hileras distanciadas entre sí de 30 a 50 centímetros. A los dos meses de la siembra aparecen los capullos florales, que se despuntan para que toda la energía de la planta se concentre en las hojas. También se eliminan los “chupones” o ramas laterales en cuanto nacen. Varias enfermedades atacan a la planta el tabaco. El mosaico, que le da un aspecto moteado, con zonas verdes oscuras y otras amarillentas, le produce un virus; es contagioso y parece que la transmiten los mismos cultivadores de una planta a otra. La mejor profilaxis es arrancar las plantas afectadas y destruirlas.

Preparación
Originalmente se saca el tabaco al aire, dejándolo secar durante varias semanas. Más tarde se cura con humo de leña, ya que de esta manera podía soportar los largos viajes transoceánicos en barcos de vela. Alrededor del año 1825 se modificó este último sistema, y pasó a utilizarse carbón, para eliminar el efecto del humo sobre su aroma y sabor. Durante el proceso, la hoja se deshidrata casi totalmente y disminuye su peso en un 75%. El tabaco secado al horno es amarillo brillante y se destina a la elaboración de cigarrillo a labores de pipas y a tabaco para mascar. El secado se realiza con calor artificial en unos dispositivos provistos de tubos que transportan los gases de la combustión. El humo no entra en contacto con el tabaco y la operación se termina en pocos días. El secado al humo se lleva acabo con fuego abierto encendido en le suelo del secador.